Soñar despierto

el

[COLUMNA DE DIEGO GONZÁLEZ] Cuando uno es chico, sueña sin contemplaciones. No piensa en lo poco razonable del sueño y no dice “Nah, las tonteras que piensa uno.”

Llega la adultez y tienes los pies en la tierra. Maduras. Te das cuenta que no todo es tan lindo en la vida.

Cuando Paredes llegó al gol 200, por ahí, yo dije “¿Y si bate el récord? Igual difícil, por la edad que tiene… Pero sería muy bacán estar en el estadio, si pasa… ¿Y SI LE HACE EL GOL 216 A LA U, EN EL MONUMENTAL? Nah… Las tonteras que piensa uno. Capaz que no llegue, por la edad, porque puede lesionarse… nunca se sabe. Menos en el Clásico, que es tan difícil…”

Por eso lloré con el 216, porque lo soñé. Lo soñaba mientras lavaba la loza, mientras miraba por la ventana del Metro, mientras la gente cercana hablaba de fútbol. Soñé que estaba presente en el estadio, que era contra la U y que el Monumental estaba lleno. Se cumplió.

Nunca dejen de soñar, no sean giles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s